miércoles, 10 de febrero de 2016

Carnavales, San Valentín, (y más...) en Venecia ♥



Venecia es una ciudad mágica. Hace justo un año tuve la oportunidad de viajar a la ciudad del amor con Julio para disfrutar de los famosos carnavales de Venecia, del Día de San Valentín y alguna sorpresa más... ♥ 

Hoy quiero compartir con vosotros algunas fotos y experiencias de este viaje inolvidable...



Visitar Venecia en época de carnavales es un auténtico privilegio. Creo que nunca había visto algo igual. Las calles se llenan de color, de luz, de magia (y de gente). Los carnavales de Venecia son elegantes, enigmáticos, majestuosos... y es increíble ver cómo son vividos por los locales. Muchísima gente disfrazada y cada disfraz mejor que el anterior...




Aperol Spritz es el aperitivo por excelencia de Venecia y yo, que soy fan, aproveché para disfrutar en cada esquina de la versión ready-to-serve que venden en Italia. Si todavía no lo habéis probado, estáis tardando... ¡es un vicio!


Llegamos a Venecia a Viernes 13 de Febrero y había muchísima gente por las calles, no me suelen gustas las aglomeraciones pero, creedme, carnavales en Venecia merece la pena. Todas las noches en la Plaza de San Marcos hay música en directo y por las mañanas los conocidos concursos de disfraces. No es necesario acudir a uno de los carísimos bailes de mascaras para disfrutar del encanto de estos carnavales... las calles de Venecia se transforman en pasarelas improvisadas de los más impresionantes trajes y personajes. Todos los turistas nos agolpamos como embrujados a contemplar tal majestuosidad. 



Si vuestra intención es visitar tranquilamente museos, monumentos, galerías... posiblemente no sea el mejor momento para ir a Venecia. En mi caso, era la segunda vez que visitaba la ciudad de los canales por lo que en mi visita anterior ya había tenido la oportunidad de calmar mis inquietudes culturales. Esta vez fue un viaje de descubrir, perderse por las calles, y disfrutar... será un viaje que nunca olvide por lo bien que lo pasamos recorriendo las calles sin rumbo determinado, haciéndonos selfies con la gente disfrazada, bailando como si no hubiera un mañana en la Plaza de San Marcos...




Después de haber pasado uno de los días más divertidos que recuerdo (y a la vez más normales ya que no hicimos nada especial más que estar juntos, pasear, comer, hablar, reír, bailar... las mejores cosas en la vida no son así) y coincidiendo con en Día de los Enamorados, me llevé la sorpresa de mi vida con una proposición romántica, sencilla y especial. ¡Al día siguiente de paseo por Burano no podía parar de sonreír y enseñar la mano derecha!





Burano es una isla de la laguna de Venecia que os recomiendo encarecidamente visitar. Alejada del ruido y el gentío de los carnavales nos dirigimos primero a Murano, la famosa ciudad de los cristales... para gustos los colores pero a mi no me pareció gran cosa: primero porque no me gusta el cristal de Murano y segundo porque ese es el único atractivo de la ciudad. La gran sorpresa nos la llevamos al llegar a Burano, la isla de las casas de colores: alegre, acogedora, pintoresca. Burano reflejaba como me sentía ese Domingo 15 de Febrero: feliz y llena de luz. 



Un fin de semana corto pero intenso. Venecia es una escapada totalmente recomendable. Aquí mis MUST si visitáis Venecia:

* Elige un hotel centrico, lo más cerca posible de la Plaza San Marcos (y si puedes un hotel boutique con vistas a los canales, todo un sueño). Será muy cómodo a la hora de moverte por la ciudad.
* Muévete en vaporetto,  es el medio de transporte por excelencia, son como buses que van por el agua permitiendo disfrutar de una vista panorámica y bastante más económica que las famosas góndolas.
* Visita la Basílica de San Marcos y si puedes únete a una visita guiada a pie por la ciudad, así descubrirás los encantos de la ciudad.
* Si te gusta el arte, no te pierdas la colección Peggy Guggenheim.
* Pasea por el famoso Mercado de Rialto y disfruta de las artesanías y gastronomía.
* Enamórate en el Puente de los suspiros y disfruta también de los pequeños canales.
* Sorpréndete con el Palacio Ducal, Venecia es una ciudad de postal y no sabrás hacia donde mirar...


¡GRACIAS JULIO por el viaje que siempre recordaré con más emoción!