miércoles, 4 de enero de 2012

A orillas del Mar . . .


A orillas del mar todo parece carecer de urgencia y las cosas que parecen más importantes en el día a día urbanita me dan risa.

Me gusta disfrutar del silencio que me regalan las olas que rompen en la orilla. Es una melodía que da gusto escuchar.

Rodeada de naturaleza y sus miles de pequeños detalles; distintas historias que simultáneamente cobran vida a mi alrededor.

Descubrir que somos demasiado pequeños, un grano más de arena, otra historia paralela.

Es curioso que siempre nos sintamos protagonistas del cuento.
Siempre distraídos con nuestras "grandes preocupaciones" que, en realidad, resulta que no son más que ridiculeces.

Quizá si aprendieramos a disfrutar de lo más pequeñito, a perdernos en lo más simple.
Quizá si consiguieramos, por una vez, estar en silencio, contemplar todo lo que nos rodea.

Si aprendieramos a respirar...

Puede que dejaramos de preocuparnos por cosas abusrdas
y empezaramos a disfrutar del simple hecho de estar vivos.

Ale
Cala Fornells
Mallorca
03-02-2012