miércoles, 13 de julio de 2011

Inspired by . . . Reflexiones antes de partir


Hace un tiempo me vengo sintiendo en deuda con mi Blog. Los últimos meses han sido de una actividad frenética y eso me quito de dedicarme a escribir como realmente me gustaría.
También he de decir que a pesar de que la inspiración no tiene límites, en determinados momentos de tu vida sientes que te falta... necesitas que te inspiren. Por eso, volviendo al origen de mi blog, necesitaba volver a reconectar con todos los textos y pensamientos que he compartido hasta ahora, pero sentía que me faltaba esa inspiración.

Haciendo balance de esta mitad de 2011 y a escasos días de cumplir un año más puedo afirmar que me siento feliz. Sí, quizá mi vida no ha sido un camino de rosas los últimos meses, pero todas las adversidades, todos los sueños, cada lágrima, cada beso, cada esfuerzo, todo el trabajo, cada sacrificio, todas esas risas, momentos de arrepentimiento, más y más horas soñando, otras tantas horas ayudando a soñar, todos esos deseos de cosas imposibles (no existen cosas imposibles, sólo tardan un poco más)... cada una de las experiencias vividas hasta este momento han merecido la pena.

Quizá no tenga todas las cosas que día a día sueño con tener, pero cada día la vida me demuestra que merece la pena soñar, merece la pena creer, merece la pena luchar, merece la pena amar. Basta con mirar atrás y recordar cuáles eran mis deseos hace unos meses y con lágrimas en los ojos puedo decir que todo aquello por lo que soñé, todo aquello en lo que creí, todo por lo que luché, y todo el amor qué sentí han resultado en cosas maravillosas...

Me voy a disfrutar unos días de mis padres... No necesito mucho más.

Gracias a la vida que me ha dado tanto...

Y gracias a todos los que estáis ahí... ¡no sé que haría sin vosotros!