viernes, 22 de abril de 2011

Inspired by . . . six o'clock in the morning


Intentaba buscar las palabras para explicarle que la vida es más simple de lo que parece;
Intentaba abrir un corazón encerrado que pide auxilio a gritos de silencio;
Intentaba, que por lo menos, una de mis palabras le dieran consuelo;
Pero por primera vez en mucho tiempo, sentí que nada de lo que dijese sería suficiente.


Demasiado ensimismado para escuchar;
demasiado dolido para sentir;
demasiado convecido de que está en una cima.
Una cima inalcanzble de la que nunca bajará,
una cima inaccesible para el resto.


Tiene razones para sentirse ahí arriba.
No existen muchos corazones tan grandes.
No existen muchas mentes tan maravillosas.
No existen muchas personas con tanto sentido común.


Tiene razones para sentirse como se siente.
Es complicado que nadie te entienda.
Es complicado que tu suerte la decida otro.
Es complicado que la vida sea víctima del destino.
Es díficil comprender por qué pasan algunas cosas.

Allí se quedará esperando que cambie su suerte;
Allí esperará que algún día regrese ese pasado inmaculado;
Allí se quedara poniéndole años a su vida, en lugar de vida a los años.
Allí seguirá haciendo trabajar a su cabeza en ideas que superan a las de las mentes vulgares.
Allí segirá gestando  pensamientos que sobrepasan la capacidad de muchos, de casi todos.

Pienso en su alma prisionera;
presa de tanto sufrimiento;
presa de tanto dolor;
presa de tantos sucesos desafortunados;
marcada por la pérdida de quiénes más quería
y la inexistencia de lo que siempre deseó y nunca consigió.
Me siento impotente, no creo que pueda hacer nada.

Veo la otra cara de la moneda.
Ésa primera capa que muestra al mundo.
La gente deber creer que lo tiene todo.
La gente ha de envidiar su vida.
Su sonrisa es grande, blanca y sincera.
Sí, sincera; aunque detrás de ella haya más.

Qué duro es sentirse incomprendido,
pero yo le comprendo.

Como dice Mick Jagger en una canción de los Rolling :

"No siempre puedes conseguir lo que quieres.

Pero si lo intentas, algunas veces

podrías encontrarte

consiguiendo lo que deseas"

Y la lluvia siguió cayendo sobre el cristal;
cada gota parecía una lágrima.
Eran lágrimas.