jueves, 7 de abril de 2011

Inspired by . . . "Las 10 victorias humanas"

Arrepentirse es de sabios, sí... y si tomas consciencia de tu error a tiempo, mejor. Después del post de ayer, hoy quería levantarme con un regalo algo más positivo para vosotros, así que, una vez más, de la mano de Robin Sharma y su " El Líder que no tenía cargo", hoy comparto con vosotros...

Las 10 victorias humanas


1. Llegas al final de tu vida sintiéndote feliz y realizado porque lo has aprovechado todo al máximo: has gastado todos tus talentos, tus mayores recursos y lo mejor de tu potencial desempeñando un gran trabajo y llevando una vida poco común.

2. Llegas al final de tu vida  sabiendo que has vivido una vida excelente y que has mantenido el listón lo más alto posible en todo lo que has hecho.

3. Llegas al final celebrando con todo tu corazón haber tenido la valentía de enfrentarte siempre a tus mayores miedos y de hacer realidad tus ambiciones más elevadas.

4. Llegas al final sabiendo que has sido una persona que ha inspirado y motivado a otros, en lugar de desanimarlos.

5. Llegas al final sabiendo que aunque tu viaje no siempre haya sido fácil, cada vez que caíste te levantaste de inmediato y tu optimismo no decayó en ningún momento.

6. Llegas al final disfrutando de la asombrosa gloria de tus fenomenales logros y del valor de haber colaborado en las vidas de las personas a las que tuviste la suerte de servir.

7. Llegas al final encantado con la persona fuerte, ética, empática e inspiradora que llegaste a ser.

8. Llegas al final y te das cuenta de que has sido un auténtico innovador que abrió nuevos caminos en lugar de seguir viejas rutas.

9. Llegas al final rodeado de compañeros que te consideran una estrella, de clientes que te consideran un héroe y de seres queridos que te consideran una leyenda.

10. Llegas al final como un verdadero Líder Sin Cargo, sabiendo que tus grandes logros perdurarán mucho más allá de tu muerte, y que tu vida será un modelo a seguir.


Creo que poco más puedo añadir... tenemos todo al alcance de nuestras manos. Sólo se trata de hacernos con ello y empezar a vivir de manera que cuando llegue el final podamos decir que hemos alcanzado la victoria.

                                 ¡Feliz día!  ¡Feliz vida!


Besos, Ale Samaniego